La representación de CCOO en Instituciones Penitenciarias explica que la cárcel de Brieva es una prisión de mujeres y no existe ningún departamento de hombres, por lo que si se habilita un módulo cerrado, se trataría de un trato privilegiado para el cuñado del rey, condenado a cinco años y diez meses de cárcel por el Tribunal Supremo. Existe un evidente trato de favor, no justificado por circunstancia penitenciaria alguna

“El que un interno pueda modificar la organización y los servicios existentes en Instituciones Penitenciarias, es una anomalía de carácter democrático que desde CCOO rechazamos, porque mientras se incumple la Ley Orgánica General Penitenciaria al no disponer de una celda por interno, como sucede en la inmensa mayoría de las situaciones, parece que se está pretendiendo, bajo confusos planteamientos de seguridad, habilitar todo un módulo para un solo recluso”, dicen en un comunicado.

La Junta de Tratamiento tiene un plazo de dos meses para evaluar y determinar cuál debe ser el tratamiento que se le pude ofrecer al marido de la infanta Cristina y, por tanto, cuál es el centro que ofrece las posibilidades planteadas para que esa propuesta de tratamiento se materialice.

Del mismo modo, CCOO considera que Instituciones Penitenciarias debería reestablecer el centro donde Urdangarín deba cumplir su condena. De lo contrario, si no se puede garantizar la seguridad del preso, supondría reconocer que el sistema penitenciario actual está colapsado.

Por parte de CCOO y de la mayoría de los sindicatos de prisiones se vienen desarrollando una serie de movilizaciones y reivindicaciones en defensa del servicio público de prisiones y de la dignificación profesional de su personal. Pero en modo alguno existe una crisis que permita hablar de inseguridad objetiva y personal que no se pueda solventar con la profesionalidad del personal de Prisiones.

“Lo que no es ni sindical ni moralmente aceptable es que, con unas plantillas que tienen más de 3.400 efectivos sin cubrir, a pesar de estar presupuestadas, con unos déficits que disparan las agresiones al personal penitenciario, entre otras carencias, se malgasten recursos asignando efectivos para el desarrollo de la actividad penitenciaria para un modulo con un solo recluso”.

Sin embargo, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha dejado claro que cualquier otro ciudadano puede elegir la prisión de Brieva, si estuviera en las mismas circunstancias que Iñaki Urdangarín. Además, ha mostrado su sorpresa de que se siga hablando de “trato no igualitario”. Ha negado hoy que haya habido trato privilegiado en la elección de Iñaki Urdangarin de la prisión de mujeres de Brieva.

También ha recordado que Jaume Matas, condenado también por el caso Nóos, ingresó por su propia voluntad en la prisión madrileña de Aranjuez. “Hay que tener mucho cuidado en generar pequeñas desconfianzas en las instituciones”, ha señalado.

 

FUENTE:

Nueva Tribuna, Confilegal, Público.